Otra vez, el mainstream contra Lovecraft.

A 80 años de la muerte de HPL



“… aún no he leído nada de Lovecraft, pero tengo ganas… Según he leído todos los malos son negros en sus obras o todos los negros son malignos…”
Comentario publicado en algún lugar de internet

“Escribiendo poesía en el país de los imbéciles.”
Bolaño

“Yo soy Lovecraft.”
Sergio Meier

Cada vez más en el mundo anglosajón, se extiende la influencia de la figura y la obra del escritor de ficción extraña Howard Phillips Lovecraft (1890-1937). Desde las más prestigiosas colecciones de los clásicos literarios, como la Library of America en Estados Unidos, hasta los comics, los juegos de rol y de cartas, sin olvidar su influencia más difusa en el cine. Los terrores cósmicos de Los Mitos de Cthulhu tienen un lugar indiscutido en la literatura universal. En los países de habla hispana, hay que destacar los dos voluminosos y maravillosos tomos de su “Narrativa Completa” de editorial Valdemar (2005) a cargo de Juan Antonio Molina Foix. No hay antología de relatos fantásticos, de terror o ciencia ficción que se precie de tal, que no incluya algún trabajo de H. P. Lovecraft, como por ejemplo la monumental “Antología Universal del relato fantástico” (Atalanta, 2014) de Jacobo Siruela. En nuestro país, incluso Lom ediciones ha editado su cuento capital “El color que cayó del cielo”.

Edición de la Library of America

Obra reciente de Alan Moore


Hace pocos días atrás, en la revista “The New Yorker” se publicó el artículo “The complicated friendship of H. P. Lovecraft and Robert Barlow, one of hiss biggest fans”, escrito por Paul La Farge, autor de la novela “The night ocean”, la que toma su título de un cuento escrito en colaboración por Lovecraft y Barlow. En el mencionado artículo, La Farge retoma viejos rumores sobre la supuesta homosexualidad de Lovecraft, que se habría expresado en una hipotética relación amorosa de él con el joven Barlow. Además, se lanzan de pasada ataques contra August Derleth y Donald Wandrei, al señalar que “extendieron los rumores de que Barlow había robado libros de la biblioteca de Lovecraft. La comunidad de la ficción extraña era pequeña en aquellos días, y se corrió la voz rápidamente”.



El asunto de la muerte de Lovecraft y los penosos hechos que protagonizó en esos dolorosos días Barlow, y el imprescindible papel de Derleth y Wandrei, los fundadores de Arkham House, en publicar libros recopilatorios de Lovecraft y preservar su obra del olvido, está rigurosamente documentado en los ensayos incluidos en la antología de Peter Ruber “Maestros del Horror de Arkham House” (Valdemar, 2003). No olvidemos eso sí que Barlow posteriormente entregó los manuscritos originales de HPL que tenía, a la Brown University.

Pero a fin de cuentas, estos viejos rumores a la pasada son sólo detalles. Desde el establishment cultural y literario, en los últimos años ha habido ataques frontales contra Lovecraft, como si algunos se pusieran muy nerviosos con su creciente reconocimiento. Cualquiera que conozca su biografia, sabe de sus opiniones racistas y xenófobas contra la población negra y los inmigrantes, expresadas por ejemplo en cartas privadas a sus amigos, o en algunos escritos publicados en la prensa amateur norteamericana. Esto ha llevado a algunas declaraciones caricaturescas, como cuando un Matt Burriesci nos afirma que a Lovecraft le desagradaba cualquiera que no fuera "blanco y protestante de Nueva Inglaterra"(cita tomada del interesante artículo publicado en el diario La Tercera, “El morador de Providence”). ¿Acaso este estudioso ignora que tuvo un corto matrimonio con Sonia Greene, inmigrante judía ucraniana? No olvidemos tampoco que Lovecraft hizo una autocrítica de su racismo y su derechismo, hacia el final de su vida, cuando abrazó ideas socialistas moderadas.

Lovecraft y Greene

El asunto más polémico fue el debate al interior de la Convención Mundial de Fantasía, para cambiar la estatuilla del Premio World Fantasy Award (WFA),  que era una figura del busto de HPL, hecha en los años 70 por el artista Gahan Wilson. El tema partió el 2011, cuando una de las ganadoras del Premio de ese año (en la categoría a la mejor novela), la afroamericana Nnedi Okorafor, expresó públicamente su incomodidad con el hecho de que el mayor reconocimiento que había recibido, era la imagen de un autor “racista”.  Los impulsores de la campaña para cambiar la estatuilla fueron los escritores Daniel José Older, China Miéville y Ellen Datlow. Older publicó el año 2014 una petición de remoción en change.org, y Mieville, que ha dado charlas sobre el Profeta de Providence, lanzó argumentos contra el “horrible racismo intrínseco” de Lovecraft, con razonamientos efectistas como “su obra misma, está inspirada por y profundamente estructurada en el odio racial”, tomando como autoridad intelectual a Michel Houellebecq, payaso del espectáculo que muchos levantan como un ícono (el racismo de Lovecraft es condenable, pero al parecer la fobia contra los musulmanes de Houellebecq es de lo más cool).


La defensa de la obra y la imagen de Lovecraft fue llevada adelante con pasión por S. T. Joshi, uno de los más grandes expertos mundiales en el autor de Providence. Joshi argumentó, por ejemplo, “el estatus de Lovecraft en la ficción extraña, en la literatura americana, y en la literatura mundial está ahora tan seguro que los intentos de negarlo o denigrarlo se limitan a los maniáticos y los ignorantes”. Finalmente, y sin ninguna explicación de los motivos, el 2015 el busto de Lovecraft dejó de ser la imagen del WFA. Joshi, coherente con sus principios, rompió públicamente con la Convención Mundial en una sentida carta, donde señala que  estaba “profundamente decepcionado con la decisión de la Convención Mundial de Fantasía de retirar el busto de H.P. Lovecraft como emblema del World Fantasy Award. La decisión me parece una cobarde concesión a la peor clase de corrección política y una aceptación explícita de las crudas, ignorantes y tendenciosas calumnias contra Lovecraft propagadas por una pequeña pero ruidosa banda de agitadores. Siento que no me queda más remedio que devolver mis dos World Fantasy Award, ya que ahora me parecen irremediablemente contaminados. Por favor, considérelos cerrados. Usted puede disponer de ellos como mejor le parezca. Por favor, asegúrese de que no estoy nominado para ningún futuro WFA. No voy a aceptar el premio si se me llegara a otorgar. No volveré a asistir nunca a otra Convención Mundial de Fantasía en lo que me quede de vida. Y voy a hacer todo  lo que esté en mi mano para instar a un boicot de la Convención entre mis muchos amigos y colegas.”

Los inquisidores de los muertos se llevaron la victoria.

Joshi

Joshi, que jamás ha negado el racismo de Lovecraft, no es un blanco protestante. Nacido en la India, fue incluso tratado de derechista por defender decididamente a Lovecraft, cuando es de público conocimiento que es un hombre de izquierda. Estos son tiempos duros para la honestidad intelectual.

En los años 50, cuando los relatos de Lovecraft adquirían popularidad, el prestigio póstumo del autor fue amenazado por las sospechas de su homosexualidad. Cuantos de los autores que hoy lo atacan y censuran su obra, se espantarían si se utilizara como argumento contra un artista su condición sexual. Pero como dijo el escritor norteamericano Jason V Brock, “queda claro que la ironía no es para los graves”.

China Mieville, Older, Houellebecq… ¿Quién se acordará de estos escritores en varias décadas más? Imposible saberlo, toda escritura debe enfrentar el paso del tiempo. Sólo tengo claro que la oscura luz de Lovecraft seguirá presente, escapando desde los agujeros negros. Hoy, al cumplirse ochenta años de su muerte, sigue inspirando a nuevas generaciones de lectores y escritores.

Laura Miller, que escribió un destructivo artículo en la página web Salon.com, titulado condescendientemente “It’s OK to admit that H.P. Lovecraft was racist”, nos asegura que nadie está llamando a no leer a Lovecraft. ¡No faltaba más! En los años 80 nunca le hice caso a la censura pinochetista sobre que libros leer o no leer. Y hoy menos que nunca obedeceré a los censores y voceros de los “espacios seguros”, que no quieren confrontar con ideas incómodas y visiones revulsivas.

HPL, cuando te canonicen y luego te vuelvan a purgar de los altares del mainstream, cuando ardan tus libros en la hoguera, yo seguiré aquí, leyéndote.

Miguel Acevedo


Nota aclaratoria: para conocer la vida y obra de Lovecraft, es imprescindible el libro “Lovecraft. Una biografía” de L. Sprague de Camp (Valdemar, 2002). S. T. Joshi publicó el año 1996 “H. P. Lovecraft: A Life”, no traducida aún al castellano. Para Molina Foix, esta es su “más fiable biografía”.


Comentarios

  1. He leído tu texto Miguel sobre el oscuro de Providence, autor al cual he dedicado algunos años de mi vida a estudiar, más o menos cuando tenía unos 30 años, es un escritor que desde el primer momento me apasiono por la calidad de su relato, la belleza de su narrativa que no siendo estéticamente hermosa (en inglés) mostraba pasión, estilo y una clara definición. Un hombre que creo por placer una leyenda sobre sus hombros, que rayaba en la fantasía misma, porque claramente él deseaba participar de ella. Yo mismo he escrito dos ensayos sobre la leyenda negra de su persona, despejando parte de ese fraude muy bien montado que se llama ignorancia. Pero veo que el placer de difamar a una persona no pasa, sino que perdura, cuando todos parecen tener y creer que tienen opinión en todo, no me sorprende que la "estupidez humana", que tiene características de infinita vuelva a la carga de los más despreciables seres <>, aquellos seres que dictan cátedra de como se debe hablar, pensar y ser en la vida social, sostenendose en esa idea obtusa del derecho individual, que Rousseau uno de sus creadores no creía como lo dejo estipulado en su auto biografía, sino que expuso que era una cuestión estético - filosófica, que me puedo esperar cuando a un historiador como Gabriel Salazar lo quieren FUNAR, por salir en defensa del debido proceso y no de las malas practicas de su amigo, lo han tildado de MACHISTA unos imberbes que son "rebeldes de cerveza" (ya no toman café) y que no saben que él fue uno de los que introdujo la historia de genero en Chile, fue un detenido y torturado. Que me puedo esperar cuando un animador, si un animador dice que las palabras de Salazar son "Estúpidas". No desean que las personas piensen por si mismo, que objetivamente analicen desde el conocimiento, porque si no dicen lo que ellos consideran correcto entonces te agreden, queman tus libros, desean que digas las palabras correctas y solo se quedan en la estética del mensaje sin profundizar en nada, frente a esto solo se debe quedar estoicamente de pie, sin tranzar por que tranzar es rendición al NIHILISMO PURO, es volver a ser esclavos, porque la libertad no es poder comprar en célular que desee, sino tener la capacidad de poder expresar sus ideas aunque a muchos no le gusten y sufrir por ello, pero como dice Alexander Solyenitsin "solo tenes una vida para pensar no se debe perder el tempo con los que no te comprenden", muy bueno tu articulo, para un hombre que se merece nuestro respeto como lo que fue un gran escritor por que él es el señor del terror onírico.,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. corrección entre comillas españolas dice "LOS DESPRECIABLES POLÍTICAMENTE CORRECTOS"

      Eliminar
    2. Mi estimado, lo de la Convención mundial de fantasía es terrible, o la ignorancia de quienes hablan livianamente de un autor SIN haberlo leído... por eso puse esa lamentable cita al principio, que está sacada de un sitio de internet...
      Lo que más rabia me da de todo este asunto, es que supuestos conocedores de la obra de HPL, como China Mieville y Ellen Datlow, se hayan sumado alegremente a esta caza de brujas, cuando han profitado de la obra de Lovecraft (la Datlow ha editado antologías lovecraftianas). En fin, con contarte que algunos a Joshi no sólo lo trataron de derechista por defender a nuestro querido Profeta de Providence, sino que de "racista"!!! ¡el absurdo total!!!
      Que bueno que te haya gustado el artículo.
      Sobre lo del nihilismo y el individualismo ya debatiremos en otra ocasión, ahora el tema es Lovecraft que seguirá inspirando a nuevos soñadores, cuando nadie recuerde los nombres de los insignificantes inquisidores de los muertos.
      Un abrazo para ti, mi lovecraftiano amigo.

      PD: no quiero hablar a la ligera aquí de temas graves y que me han impactado mucho, pero lo de Leon y como salpicó a Salazar, y todo el asunto de la U. de Chile, es un tema muy espinudo... Harina de otro costal.
      PD2: muy buena la cita de Solzenitsyn

      Eliminar
    3. Estimado sardaukar, cuando en una página web publicas algo entre las comillas
      < > ó << >> lo que va escrito entremedio se BORRA, anda a saber tú por qué.

      Eliminar
    4. a partir de tu texto empece a indagar en internet y es muy triste lo que se hace con Lovecraft por personas que han usufructuado de su trabajo y con una asociación que no desea reconocer la grandezas del Oscuro, pero si es ridiculo, es que no se dan cuenta de las ideas profundas de Lovecraft. Bueno ya se ha hecho con otros como Amos Oz que le han dicho hasta traidor, por decir que esta de acuerdo con el proceso de Paz con los Palestinos y que Israel debe reconocer sus actos terroristas, Aleksandr Solzhenitsyn de antisemita por su último libro 200 años juntos que esta censurado y no lo podemos leer en español, porque alguien no desea que sea publicado (gobierno ruso) y lo trataron de viejo loco o el caso de Arthur Koestler que después de publicar la 13 tribu de Israel en defensa del mundo judío frente a la agresión nacional - socialista han dicho que es fascista y antisemita, cuando el es judío, sionista y comunista, parece que el mundo esta más loco que nunca cuando dicen que Joshi es derechista y racista un hombre que defiende la obra de un escritor, que el mismo es socialista y de origen indio, como dije están locos., pero voy a seguir leyendo las obras de Lovecraft mientras tenga vida.

      Eliminar
    5. Siempre vamos a leer a Lovecraft, mi amigo.

      Eliminar
  2. Querido amigo, no sabes cuánto gusto me ha dado leer este texto tuyo, que no deja de exudar tu amor por H.P.L. y que tantos como nosotros compartimos contigo. Como Sardaukar y tú mismo, llevo años leyendo, gozando y estudiando a este Don de la literatura de terror; como profesor de castellano, no dejo de promoverlo entre mis alumnos y aquellos que sí se dignan a dedicarle su tiempo, sin dudas que agradecen que se los haya presentado.
    Hace tiempo (si no me equivoco, creo que incluso hace más de un año) que no escribes y publicas en tu blog una entrada extensa como esta. tan inspirada y tan grata. Te agradezco el hermoso homenaje que le haces a Lovecraft, que bien se merece ser reconocido por sobre los prejuicios y la ignorancia. Además como profesores que somos, sé que nos es inherente el impulso por promover la cultura y te puedo decir con la mano en el corazón que textos como este lo consiguen.
    Mucho me gusta Mieville, pero pucha qué lamento estos actos deshonrosos suyos, al mismo nivel que la homofobia de Orson Scott Card, cuya obra tanto adoro. Sin embargo, el discurso de estos dos me deja claro más que nunca que nadie es perfecto y que los artistas que uno aprecia no son necesariamente 100% virtuosos, que nadie lo es. Me gustaría que se retractaran, pero quién sabe si eso pasará.
    S.T. Joshi es en realidad alguien para admirar, que las palabras de la carta que adjuntas me inspiran y las tomaré como ejemplo de valentía y convicción en mis propios actos.
    Siempre feliz a nuevos trabajos tuyos como este, que se echan de menos en la blogósfera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. S.T. Joshi es uno de los más grandes conocedores de la obra lovecraftiana, a nivel mundial. Incluso iba a ser consultor para la nunca realizada adaptación cinematográfica de "En las Montañas de la Locura"... snif.
      Junto a Dirk Mosig y Robert M. Price son parte de los que Price ha llamado la "crítica lovecraftiana moderna", de la que en algún momento escribiré un artículo. Price ha dicho de Joshi que "is number one!", e incluso le ha dedicado alguna de sus antologías con la bella dedicatoria de "a S. T. Joshi, Lovecraft revivido"!!! que hermoso elogio!
      Desgraciadamente, de Joshi no hay casi nada en español (en este blog publiqué parte de la entrevista exclusiva en nuestro idioma, que le hizo Austroborea). De Dirk Mosig tampoco hay casi nada en español, pero Sergio Meier tradujo alguna cosas de él, sobre Lovecraft, obvio... anda a saber que pasó con esas traducciones.
      De Price en cambio, hay por lo menos tres de sus imprescindibles antologías en español: me refiero a "El Necronomicon", "El Ciclo de Dunwich" y "La saga de Cthulhu" (las tres las he leído!!! que alegría), editadas por la legendaria y desgraciadamente desaparecida "La Factoría de las Ideas".
      Y con respecto a China Mieville... ni me lo nombres, así te pille el Faraón negro!!!
      Desgraciadamente el tema de las censuras y ataques a Lovecraft no ha cesado en una parte incluso de la prensa e internet. Pero nada tan grave como lo del WFA (al que Price ha llamado el "World Fiasco Award").
      En fin, a Lovecraft siempre lo seguiremos leyendo, ¿no? Pese a todo y contra todos!!!
      Que alegría que te haya gustado este artículo, que quise compartir aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La TV de los años 50: Series de Ciencia Ficción

GatoJurel Ediciones y Ciclo lanzando Versos al Viento.

A propósito de la la cuarta edición del libro "Síndrome de Abstinencia"