jueves, 31 de marzo de 2016

Adiós Colín.


Colín siempre tuvo un corazón libre. 

La primera vez que vimos a nuestro gato querido, fue cerca de un canterito, en la calle. Su cola hermosa nos llamó mucho la atención a Xime  y a mí. A los pocos días este bello gato amarillo, de sólo unos meses de edad, comenzó a venir a nuestra casa, y hasta conocimos a sus jóvenes padres (prefiero decirles así, que llamarlos amos), unos hermanos. Colín siguió viniendo a nuestra casa, quedándose con nosotros, hasta que sus padres se fueron y él se quedó viviendo acá cerca, en el barrio. De a poquito se fue aguachando con nosotros, pero siempre saliendo a sus correrías amorosas, o a sus eternas y terribles peleas con otros gatos, cuando te das cuenta una vez más que los mininos no son animales domésticos. Cuando alguien me preguntaba por mi “mascota”, yo siempre contestaba lo mismo, “no es una mascota, es un gato”. A veces se perdía semanas enteras; recuerdo que en una ocasión hasta pegamos carteles con mi compañera por la calle, para que alguien nos avisara si lo veía. Él iba a distintos departamentos, mucha gente lo conocía, y hasta tenía distintos nombres, el más conocido era  “Homero” (no por reminiscencias épicas, simplemente por sus color amarillo). Años después llegó a la casa Tobías, nuestro segundo bello gato, y la relación de ambos oscilaba entre el respeto y la indiferencia. Y cuando llegó mi gata negrita, la Mishka, Colín se fue a vivir en la calle. Siempre venía a comer, cada día, y cuando se nos volvía a perder empezábamos a buscarlo. Muchos vecinos le daban comida también, o hasta dormía en sus casas,  pero era yo siempre el que lo llevaba al veterinario, cuando era necesario. Nunca dejó de venir…

Mi gatito de corazón vagabundo, mi gato amado, murió hace pocos días atrás. Tenía más de 12 años. Está sepultado en un jardín común, nadie lo botó en un tarro como si hubiera sido basura.


Adiós mi amigo, mi compañero. Hasta que emprendiste tu último y solitario viaje. Nos dejaste con una gran pena a mi amada Xime y a mí. Eterno callejero, te llevaste para siempre un pedazo de nuestro corazón.

Miguel A. M.



domingo, 20 de marzo de 2016

Trabajo perdido de HP Lovecraft encargado por Houdini escapa a las cadenas de la historia.

(Nota previa: Este artículo firmado por Alison Flood fue recientemente publicado en el diario The Guardian. Agradezco de todo corazón a mi amigo Mario Del Castillo por haberlo traducido, especialmente para este blog. Le he realizado unas mínimas modificaciones en la redacción.)


El manuscrito para El Cáncer de la Superstición, solicitado poco tiempo  antes de la muerte del mago del escape, fue descubierto en una colección de memorabilia.

Un manuscrito perdido por mucho tiempo de H P Lovecraft, una investigación acerca de la superstición a través de las épocas, y que fue encargado por Harry Houdini, se encontró en una colección de memorabilia mágica.

El escrito se llama El cáncer de la superstición, y se había conocido previamente sólo a través de un boceto y del primer capítulo. Houdini le pidió a Lovecraft en 1926 que hiciera de “escritor fantasma” (ghostwrite) para escribir una exploración sobre la superstición, pero la muerte del mago a finales de ese año detuvo el proyecto, y la viuda de Houdini no siguió con este proyecto adelante.
Houdini


De acuerdo a la oficina de remates de Potter & Potter de Chicago, el trabajo escrito a máquina de 31 páginas se descubrió dentro de una inmensa colección de memorabilia de una ya desaparecida tienda de magia. Parte de la colección consistía en escritos que habían sido guardados por Beatrice, la viuda de Houdini, y posteriormente por su manager Edward Saint.

“La colección se reunió cerca de la muerte de Beatrice en 1943, y nunca fue catalogada o siquiera revisada durante todo este tiempo. Los documentos no fueron inventariados ni investigados”, dijo el presidente de Potter & Potter Gabe Fajuri. “En todo este tiempo, nadie pareció darse cuenta de la importancia del manuscrito”. Fajuri dijo que la colección fue recientemente comprada por un privado, y cuando “el nuevo propietario comenzó a clasificar el contenido, que era una montaña de papeles, comenzó a juntar las distintas piezas, y en el proceso descubrió el manuscrito y su significado”.

La firma de Chicago que subastará el manuscrito el próximo 9 de abril, ha dicho que este “es más largo que otros sobrevivientes” y que tiene tres partes tituladas “La Génesis de la Superstición”, “La Expansión de la Superstición” y “La Falacia de la Superstición”.
el escrito

Según la casa de subastas que va a abrir las ofertas en 9.240 libras, aproximadamente 13.000 dólares, en la que esperan obtener un precio final entre 25.000 y 40.000 dólares, ha dicho que el documento explora todo, desde el culto a los muertos a los hombres-lobo y el canibalismo, teorizando que la superstición es una “inclinación innata” que “persiste sólo a través de la indolencia mental de los que rechazan la ciencia moderna”. “La mayoría de nosotros somos paganos en lo más íntimo de nuestro corazón”, concluye.

Fine Books Magazine, quienes han sido los primeros en hablar de esta subasta, también han dicho que el manuscrito había sido “comentado en susurros por los coleccionistas y estudiosos durante décadas, con la esperanza de conseguirlo”. Fajuri dijo que “el manuscrito profundiza el debate sobre los legados de dos figuras cuya popularidad se basaba en abarcar dos cosas, la curiosidad del público sobre cuestiones como el espiritismo, el supernaturalismo, lo real, lo irreal”. Y agregó “si bien Lovecraft entretiene a los lectores con una extraña y horrible ciencia ficción, y Houdini asombró al público con escapes superhumanos, en este caso ambos se encuentran en una campaña común en contra de la superstición. Ellos argumentan que todas las creencias supersticiosas son reliquias de una ‘ignorancia prehistórica’ común en los seres humanos”.

Según el estudioso de Lovecraft, ST Joshi, el manuscrito en realidad le fue encargado a Lovecraft y a su compañero de letras CM Eddy. Joshi dijo que una sinopsis del libro, junto con un capítulo, el llamado La Génesis de la Superstición, fue publicado en 1966, en el libro La Hermandad Oscura y otras piezas. “Sin embargo, también se afirma allí que si bien la sinopsis fue escrita por Lovecraft, los primeros capítulos fueron escritos por Eddy, con ‘adiciones y enmiendas por parte de Lovecraft’. August Derleth, quien editó el volumen, estaba en contacto con Eddy por lo que presumiblemente esta información viene directamente desde Eddy”, dijo Joshi. Y agregó “parece que no todos los capítulos contenidos en el manuscrito que se han descubierto se publicaron en La Hermandad Oscura”, que contenía sólo La Génesis de la superstición. “Suponiendo que el manuscrito contiene más de este capítulo, todos los capítulos siguientes son inéditos. Sin embargo, al parecer los siguientes capítulos estarían escritos por Eddy y no por Lovecraft”, dijo Joshi.


SE VIENE LA FURIA DEL LIBRO

Del 30 de noviembre al 3 de diciembre.