jueves, 29 de enero de 2015

Segunda época de B Blogzine


B Blogzine se muda de ubicación

Queridos lectores: 

Ya van casi 10 años desde que nuestro antiguo sitio web El lugar sin Nombre se transfigurara en este B Blogzine.  En 2005 iniciamos lo que hoy podríamos llamar la Primera época de esta bitácora que como spin-off tiene el Cajón Desastre, que guarda algunas de las reliquias que publicamos antes de 2005. Como habrán notado, las última entradas de B Blogzine a cargo de mfkarlos son de 2013. Ellas indican que por diversas razones, B Blogzine se fue congelando hasta quedar silente por ¡todo 2014!

Entonces, en este recién iniciado 2015, a casi diez años de la primera transfiguración, hacemos como Dr. Who y volvemos a cambiar la envolvente. Así es, comenzamos ahora la Segunda época de B Blogzine en casa nueva. 


Las novedades las podrán encontrar ahora en https://bbblogzine.wordpress.com/ .... ¡Les esperamos allí!  



sábado, 24 de enero de 2015

Adiós, Pedro Lemebel.



Te llevaste para siempre tu escritura barroca y enyeguecida.

El mainstream cultural y las instituciones de la República ahora te lloran (por televisión claro está).
Y con lágrimas hipócritas.


Adiós mariquita linda.





PD: el cómic "Puedes extrañar a un escritor que has leído poco..." fue publicado en el facebook Oficinismo. Y la imagen con la hermosa leyenda "Adiós mariquita linda..." es del facebook de Pancho Casas.

domingo, 18 de enero de 2015

Stieg Larsson y la trilogía Millennium

Stieg Larsson



(Karl Stig-Erland Larsson; Skelleftea, Västerbotten, 1954 - Estocolmo, 2004) Escritor y periodista sueco. Especializado en grupos de ultraderecha, saltó a la fama después de su fallecimiento a raíz de la publicación de su trilogía de novelas Millennium, uno de los mayores fenómenos editoriales de las últimas décadas. A partir de 2009 el efecto Larsson llegó también a las pantallas cinematográficas, con el estreno y el rotundo éxito de la versión fílmica de sus novelas.
Nacido en Skelleftea, en la provincia administrativa de Västerbotten, el pequeño Stieg era hijo de padres adolescentes con escasos recursos, que lo llevaron por ello a vivir con sus abuelos, en el pequeño municipio de Norsjb. Su abuelo, un comunista antifascista profundamente implicado en la lucha por los derechos de los trabajadores que había sido recluido en un campo de trabajo, sería una influencia determinante para él. Cuentan quienes conocían a Larsson que cuando en 1962, a raíz a la muerte del anciano, se vio obligado a regresar con sus padres (que a la sazón ya tenían otro hijo), no logró adaptarse; no quería vivir con ellos, ya no eran sus interlocutores en el mundo. Se fue de casa a los dieciséis años.
Corrían los primeros años de la década de 1970 cuando se implicó en política e inició su militancia en la Kommunistiska Arbetareförbundet (Liga Comunista de Trabajadores). Fue en esa época cuando, tras los dos años de servicio militar obligatorio, viajó con frecuencia a África y, como corresponsal de guerra, fue testigo de primera mano de la guerra civil en Eritrea. También por entonces, en una manifestación contra la guerra de Vietnam, conoció a la que sería su compañera para el resto de sus días, Eva Gabrielsson.
Aunque no llegó a cursar la carrera de periodismo, entre 1977 y 1999 Larsson trabajó como periodista y diseñador gráfico para la agencia de noticias Tidningarnas Telegrambyra (TT). Paralelamente, su compromiso en la lucha contra los movimientos de ultraderecha y el racismo lo llevó a fundar el proyecto antiviolencia Stop the Racism a mediados de la década de 1980, y a promover años después, en 1995, la Fundación Expo, de cuya revista, Expo, sería director. A la par publicó varios libros de investigación periodística sobre los grupos nazis en Suecia y las oscuras conexiones entre la extrema derecha y la política y las finanzas, llegando a ser tan experto en la materia que fue requerido por Scotland Yard y por la OSCE.
Expo, revista de investigación dedicada a vigilar el auge del racismo en Suecia, se convirtió en un referente en Escandinavia, equiparable a la británica Searchlight. Se trata de publicaciones incómodas para determinados grupúsculos, por lo que sus autores se ven obligados a mantener el anonimato ante posibles represalias. Larsson recibía tantas amenazas que hubo de optar por la clandestinidad: no constaba en los registros oficiales ni en las guías telefónicas; ni siquiera pudo casarse con su compañera por temor a que algún papel pudiera delatar su paradero.
En medio de esta vida semiclandestina y de persecuciones, Larsson se refugió en su gran pasión: los libros. Gran lector, aficionado a la ciencia ficción (era presidente de la sociedad que reúne a los amantes del género en Escandinavia y dirigió un par de fanzines especializados) y entusiasta de la novela policíaca, empezó a escribir por las noches, para divertirse.
Así se forjaría una de las sagas más célebres de las últimas décadas, la trilogía Millennium. A diario, después del trabajo, y hasta las 3 o las 4 de la madrugada, ingiriendo cantidades exorbitantes de café y fumando cigarrillos compulsivamente, Larsson crearía una de las parejas más memorables que haya dado la literatura criminal: Lisbeth Salander, la hacker compleja y rebelde, socialmente inadaptada, tatuada y llena de piercings, y su contrapunto, Mikael Blomkvist, un periodista de investigación que es claramente un álter ego del propio Larsson.
De este modo escribió, en tres años, las más de 2.200 páginas de la saga. Sin embargo, el autor nunca vería sus libros publicados: el 9 de noviembre de 2004, días después de haber entregado a su editor el tercer volumen de la serie, y poco antes de la publicación del primero, Stieg Larsson murió víctima de un infarto, sin poder ser testigo de su propio éxito. Su compañera durante más de treinta años tampoco lo podría disfrutar en su justa medida, ya que, al no estar casados, la legislación sueca no le permitía heredar; los derechos de autor pasaron por ley al padre y al hermano de Larsson, a quienes el periodista no había visto desde hacía muchos años.

La primera entrega de Millennium, titulada Män som hatar kvinnor (literalmente, Hombres que odian a las mujeres, 2005) se publicó en Suecia a los pocos meses del fallecimiento del autor y supuso un verdadero fenómeno editorial que pronto se extendió a otros países, como Reino Unido y Francia. En español apareció en 2008 con el título Los hombres que no amaban a las mujeres. El éxito fue también inmediato y desencadenó tal larssonmanía que ese mismo año llegó a las librerías el segundo volumen, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Flickan som lekte med elden; literalmente, La niña que jugaba con fuego, 2006). No se quedó a la zaga el tercer volumen, Luftslottet som sprängdes (El castillo en el aire que voló en pedazos, 2007), publicado en español en 2009 como La reina en el palacio de las corrientes de aire, del que en un solo día se vendieron más de 200.000 ejemplares.
La adicción que generaban las peripecias de Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist parecía no tener fin. A mediados de 2009, los tres libros habían sido traducidos a más de cuarenta idiomas y habían rebasado la cifra de diez millones de ejemplares vendidos. Sólo en Suecia se habían vendido tres millones de volúmenes, es decir, un libro por cada tres habitantes. En España, la trilogía superó con creces el millón de ventas, y en octubre de 2009 el primer volumen publicado llevaba 65 semanas ininterrumpidas en la lista de los diez libros más vendidos.

Si el éxito del papel fue contundente, no lo fue menos el de la adaptación cinematográfica de las tres novelas de la saga. Dirigidas por Niels Arden Oplev y protagonizadas por los actores suecos Michael Nyqvist y Noomi Rapace, fueron rodadas en 2009 y batieron récords de taquilla en toda Europa. El éxito de estas producciones europeas llamó de inmediato la atención de Hollywood, que produjo ya en 2011 la "versión americana" de la primera entrega de la saga. Titulada The Girl with the Dragon Tattoo, fue dirigida por David Fincher y contó en su reparto con el estelar Daniel Craig, protagonista de los últimos Bond, y con Rooney Mara para el papel de Lisbeth. Se espera que la segunda y la tercera parte lleguen a las salas de proyección en el transcurso de 2012 y 2013. (PD del posteador: cosa que no ocurrió)


Error en el texto: las tres películas suecas NO fueron dirigidas por el mismo director. La primera, del 2009, fue efectivamente realizada por Niels Arden Oplev, pero la segunda y la tercera fueron dirigidas por Daniel Alfredson.


Las Novelas




De las películas











Los actores de las películas suecas

la versión "gringa" de la primera novela

Noomi Rapace

Rooney Mara


Trailer del primer film sueco




Sobre la militancia política de Larsson y los problemas de la herencia

Stieg Larsson: El testamento desaparecido

(Por Björn Mertens)

La vida es la que escribe las mejores novelas policíacas. Cuatro años después de la muerte de Stieg Larsson, cuya serie “Millennium” está teniendo un extraordinario éxito póstumo, la televisión sueca revelaba en mayo de 2008 que en un testamento con fecha de 1977, Stieg Larsson legaba toda su “fortuna en dinero” al grupo local de Umeå de la sección sueca de la Cuarta Internacional.

En efecto, en los años 1970, era miembro de la sección sueca de la IV Internacional, que entonces se llamaba KAF (Kommunistiska Arbetarförbundet, Liga Comunista de los Trabajadores). La militancia se traducía en manifestaciones contra la guerra de Vietnam y contra la energía nuclear, en la creación de grupos ecologistas, en la sindicalización de las enfermeras… Después del servicio militar, durante el cual se formó como tirador de leite, fue a Eritrea en 1977 porque quería ayudar a la guerrilla. Antes de partir redactó un testamento que después cayó en el olvido.

Al volver se instaló en Estocolmo donde encontró empleo en Correos al tiempo que comenzaba a trabajar como periodista independiente. En 1979 entró en la agencia de prensa Tidningarnas Telegrambyr. Su actividad política se concentraba en el trabajo antirracista y antifascista, y llegó a ser un especialista reconocido sobre la extrema derecha. A partir de 1982 escribió artículos para la publicación británica antirracista “Searchlight”. A mediados de los años 1980 participó en la creación del movimiento Stoppa Rasismen. En 1987 se dio de baja de la sección sueca que desde 1982 se llamaba Socialistiska Partiet (Partido Socialista, SP), a la cual reprochaba no distanciarse lo suficiente del despotismo y la opresión estalinistas. A pesar de las divergencias sobre la apreciación de las sociedades de los países del Este, siguió unido a la IV Internacional y a menudo contribuyó en la redacción del periódico semanal del SP, “Internationalen”.

En 1995, después del asesinato de siete personas por unos neo-nazis, Stieg Larsson creó la fundación antirracista Expo. A partir de 1999 trabajaba a tiempo completo para el periódico del mismo nombre.

Pipi Calzaslargas

A partir del 2001 es cuando comenzó a escribir novelas policíacas por la noche “para relajarse”.
“Fue Pipi Calzaslargas quien me dio la idea. Me preguntaba en qué se habría convertido al hacerse mayor. ¿Se podría decir que es una sociópata? Ve la sociedad de manera distinta. Creé a Lisbeth Salander, 25 años, introvertida en extremo. No se interesa por nadie, no tiene ninguna aptitud para la vida en sociedad. Pero necesitaba un contrapeso. Fue Mikael “Kalle” Blomkvist, un periodista de 45 años que trabaja para “Millennium”, el periódico que ha fundado” (entrevista con Stieg Larsson, 27.10.2004).

Stieg Larsson no llegó a saber del inmenso éxito de su obra. Un infarto se lo llevó cuando se encontraba en el local de la redacción de Expo y murió el 9 de noviembre de 2004 a los 50 años. Los tres volúmenes terminados de la serie “Millennium” han obtenido prestigiosos premios y se han editado 6 millones de ejemplares en todo el mundo, se han vendido los derechos a treinta países y se ha hecho una película. Al autor le hubieran correspondido unos 10 millones de euros.

Conflicto por la herencia

Stieg Larsson vivía desde los 18 años, es decir durante 32 años, con su compañera Eva Gabrielsson, a quien había conocido en el comité Vietnam de Umeå. Por razones de seguridad no se había casado con ella ya que a menudo se veía amenazado por los neo-nazis y regularmente se veía obligado a pasar a la clandestinidad. Como no había hecho testamento, toda su fortuna fue a parar a su padre y a su hermano con los cuales apenas mantenía contacto. Eva pudo conservar justo lo que había en el apartamento. Llegaron incluso a amenazarla con echarla porque se negó a entregar el ordenador portátil con el comienzo del cuarto tomo. Ella afirma que ya no será posible continuar la serie ahora, que no sería concebible terminar un cuadro comenzado por Picasso. No reclama dinero, pero quiere obtener derechos sobre los libros en cuya elaboración dice haber contribuido de manera determinante a través de discusiones e intercambios permanentes.

Fue mientras hojeaba los papeles del difunto que encontró una carta que contenía este testamento. Ella no le dio importancia, porque según la ley sueca, habría hecho falta la firma de un testigo para que fuera válido.

Llegó a los oídos del magacín televisivo “Uppdrag granskning” (Misión Búsqueda) que lo convirtió en un asunto que ha causado sensación en Suecia y ha tenido eco incluso a nivel internacional. La familia fue puesta en un aprieto, se les insultaba por la calle y terminaron por proclamar que aceptarían de buen grado la voluntad de Stieg – con lo cual querían decir, como lo precisaron más tarde, que tenían la intención de quitarle a Eva lo poco que había recibido para dárselo a los “comunistas”.
La sección de Umeå del Socialistiska Partiet hizo la siguiente declaración al respecto:
“Nuestro partido no participa en ninguna querella sobre herencias y es ajeno a cualquier disputa por dinero. No tenemos una relación personal con ninguna de las partes y no queremos perjudicar a nadie. Nos conformamos con nuestros ideales de justicia y de rechazo a las discriminaciones que eran también los de Stieg Larsson. Creemos que la relación de Stieg con Eva Gabrielsson, que duró toda su vida, debería ser considerada. La legislación retrógrada sueca, que coloca al matrimonio por encima de cualquier otro tipo de relación de pareja, sea homo o heterosexual, debe ser reformada de arriba abajo. Los individuos deben poder vivir juntos según su libre decisión sin correr el riesgo de caer en la inseguridad o en una zona de no-derecho. La mejor manera de guardar vivo el recuerdo de Stieg es continuar la lucha contra el racismo y la extrema derecha, y por una sociedad que conceda a todas las personas el mismo valor y los mismos derechos”.


PD: sobre Pipi Calzaslargas, ver http://es.wikipedia.org/wiki/Pippi_L%C3%A5ngstrump (la autora de Pipi Calzaslargas, la escritora sueca Astrid Lindgren, es también la creadora del personaje Kalle Blomkvist)



“Mientras subía, fue leyendo, pisos a piso, las placas de las puertas. Ninguna le decía nada. Luego llegó a la planta superior y leyó “V. Kulla” en la puerta.

Mikael se golpeó la frente con una mano. A continuación sonrió. Villa Villerkulla, la casa de Pippi Calzaslargas. Imaginó que la elección del nombre no iba dirigida a él; seguro que se trataba de otra de las típicas ironías  de Lisbeth. Aunque una cosa era cierta: ¿dónde, si no, iba Kalle Blomkvist a buscar a Lisbeth Salander?”

De Millennium 2, “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina”.
 

domingo, 4 de enero de 2015

Crítica a un artículo sobre Pablo de Rokha

Hace años que escribí este breve texto sobre Pablo de Rokha, tras leer un artículo en el diario farandulero “Las últimas noticias”, sobre la reedición del libro “Escritura de Raimundo Contreras”. Hace rato que tenía ganas de publicarlo aquí, y que mejor ocasión que ahora, en estos primerísimos días de enero, para empezar el año hablando de poesía y de un poeta de verdad. Incluyo el artículo del diario.




El nombre de Pablo de Rokha ha sonado con frecuencia en Chile este 2008. Se cumplen cuarenta años desde que el autor de Los gemidos les diera un drástico fin a sus días en su casa de calle Valladolid, en La Reina. Hace poco fueron reeditados sus libros Tercetos dantescos a Casiano Basualto y Neruda y yo . Y a ello se ha sumado la reciente e inesperada muerte de la pintora Lukó de Rokha, su hija y principal albacea.

Pero los hechos de este año rokhiano no terminan ahí, sino que prosiguen con uno de los acontecimientos literarios más notables del último tiempo: la reedición de Escritura de Raimundo Contreras , una de las obras cumbres del poeta licantenino, que acaba de aparecer bajo el sello de Ediciones Universidad Diego Portales.

El volumen, de 90 páginas, lo que es breve si se considera el gusto de De Rokha por las proporciones bíblicas, es un solo poema en prosa, sin puntuación, en el que las únicas pausas para la lectura son las divisiones entre capítulos y unos espacios en blanco intercalados estratégicamente, que narra las andanzas de Raimundo Contreras, un huaso bruto, mujeriego y furiosamente meditabundo que vive la vida loca hasta que conoce a Lucina y entra, más o menos, en vereda.

Notoriamente autobiográfico, el libro fue publicado originalmente en 1929 (ver recuadro*) y es una especie de novela de vanguardia, como un retrato del artista adolescente, en donde Chile se muestra rural y agrario, pero con la sensualidad a flor de piel, con el vino chorreando por las quintas y con unos ejércitos de muchachas hirvientes a las que dan puras ganas de morderles la oreja o de pellizcarles sus redondeces frutales.

Según Leonardo Sanhueza, autor del prólogo a esta nueva edición, ese Chile rokhiano es una creación mítica y “es más Chile que el propio Chile, porque es un país que todo el año huele a duraznos y en el que cantan las tencas bajo la lluvia o el sol y hasta las chiquillas más cartuchas andan a poto pelado celebrando los frutos de la patria colorada y magnífica”.

En efecto, el carácter frutoso y vegetal de este libro salta a la vista y a las narices, lo que se contrapone al aire de tragedia que lo domina desde su primera página, con una terrible dedicatoria a Tomás de Rokha, un hijo muerto a los dos años de edad. Junto a cosas tremendas y pantanosas, hay chirimoyas, naranjas, guindas, higos, sandías, albahacas. Incluso hay mujeres cuyos calzones “huelen a durazno peludo”.

Con Escritura de Raimundo Contreras , De Rokha inventa una suerte de surrealismo chileno, adaptado a una ruralidad hoy desaparecida de la literatura. Es poesía de la vanguardia más adelantada de su tiempo, pero a la vez confiesa tener “su corazón rural como un huevo de perdiz”. Es un libro que no teme a las imágenes insólitas ni a las cosas oníricas, pero generalmente descubre esos mundos “arremangándoles las polleras a las lechugas”.

*Imprenteros antipoéticos  Aunque fue publicada en 1929, la primera edición de Escritura de Raimundo Contreras estuvo quince años "en capacha", pues sólo pudo salir de las bodegas del imprentero en 1944, cuando las diferencias económicas entre éste y el autor fueron zanjadas. Para pablo de Rokha eso no era novedad. Los Gemidos, su primer gran libro, es una leyenda al respecto. Impreso en 1922, el tiraje también fue retenido en la imprenta por no pago, sólo que esa vez hubo acción: se dice que el autor, al ver herida su credibilidad, tomó la docena de ejemplares que le permitían sus brazos y puso pies en polvorosa. El resto del tiraje fue vendido al kilo en el matadero, como papel para envolver carne.


Comentario crítico:

El texto precedente contiene toda la banalidad de la “crítica” literaria común en la prensa. Se resaltan las cosas más folklóricas del poeta Pablo de Rokha, como los calzones con olor a durazno peludo o las “simpáticas anécdotas” con las imprentas, como si se estuviera escribiendo algo sobre un personaje de la nauseabunda farándula. esconde su suicidio -producto del dolor por la pérdida nunca superada de su esposa, la poetisa Winétt, y el remate de la trágica muerte de su hijo Carlos- con la siútica fórmula de “les diera un drástico fin a sus días”. Pero bueno, la prensa de hoy no se destaca por su profundidad ni por ser muy seria. Es un concentrado de lo pueril, la nada misma con harto de manipulación y lugares comunes, y servil con los poderosos. Nada se dice aquí que valga la pena, que el gigante Rokhiano fue anarquista en su juventud, y después pasó a ser militante del Partido comunista, rompiendo luego con el PC oficial y abrazando más tarde la causa prochina (en los tiempos de Mao). Que fue un poeta maldito, vital y contradictorio, que nunca recibió nada del mediocre establishment cultural chileno, salvo un tardío premio nacional de literatura. Que los críticos consagrados como Alone lo menospreciaron, además de muchos escritores snob. Y que fue el creador de una poesía telúrica y vanguardista.
En todo caso, su obra incluso es capaz de llenar con un poco de energía un texto flojo como el que criticamos, y hasta en él se rescata el cuerpo rural de sus poemas, fundador y descriptivo de un mundo y un tiempo pasado, poesía épica y elegiaca a la vez, pero siempre implacable con las clases explotadoras. Ah! Pablo de Rokha vendiendo sus libros y la Revista “Multitud” por los campos y pueblos, diciéndoles a los dueños de tierras que compraran sus libros para salvarse de la ira popular en la inevitable revolución.
A 40 años de tu muerte, cuanta falta nos hace hoy la fuerza de seres humanos verdaderos, como tú y los de tu clan de fuego negro –Winétt, Carlos, Mahfud y la recientemente fallecida Lukó de Rokha.

¡“Saludo a los borrachos dionisíacos, que no se hacen cadáver”!

Miguel Acevedo.






¡YA SALIÓ!

YA SALIÓ EL SEGUNDO NÚMERO DE CHUFLAI, REVISTA DE HISTORIETAS. Adelanto de Rosco Humor: Y no olviden que incluye la adapta...