domingo, 9 de marzo de 2014

Sobre Edgar G. Ulmer y “El Hombre del Planeta X”


Una de las películas que más recordaba mi papá de todas las que vio en el cine en su niñez y juventud, fue “El Hombre del planeta X”. Yo se la busqué durante mucho tiempo, y finalmente la encontré en DVD, en una muy buena edición de clásicos dobles (junto a otra joya de la talla de “La Invasión de los Ladrones de Cuerpos”). La película que tanto evocaba mi padre sólo la vi después de su muerte, y pasó a ser otro de mis tesoros en blanco y negro.

Hace unas semanas atrás, leyendo el libro Cine Negro, de Alain Silver & James Ursini. Paul Duncan (ed.), de la Taschen, me encontré con una breve nota biográfica sobre Edgar G. Ulmer, director de la mencionada película. Y aquí la reproduzco para ustedes, junto a una foto de Ulmer con Bela Lugosi, y un tráiler que encontré en youtube.

 

Edgar G. Ulmer   

Edgar G. Ulmer nació el 17 de septiembre de 1904 en Olmutz, entonces parte del imperio austrohúngaro y actualmente de la República Checa. Estudió Arquitectura en la Academia de Artes y Ciencias de Viena, y Filosofía en la universidad de la misma ciudad. Se inició en el teatro siendo muy joven, como actor y escenógrafo, e incluso colaboró brevemente con el empresario teatral Max Reinhardt. En 1923 se marchó a Estados Unidos para trabajar en Broadway, pero no tardó en trasladarse a Hollywood para ejercer como escenógrafo de los Universal Studios. Regresó a Alemania en 1925 y trabajó como ayudante del director expresionista F. W. Murnau. En la misma época, colaboró también con futuros directores de cine negro como Robert Siodmak y Billy Wilder en Gente en Domingo (1929). Tras encargarse de la organización de la producción y del montaje de Tabú (Murnau/Robert Flaherty), Ulmer aterrizó en Hollywood, de nuevo en los Universal Studios, primero como director artístico y a continuación como director de uno de los filmes de terror con más clase de la época, Satanás (1934) con Boris Karloff y Bela Lugosi como protagonistas. No obstante, pronto se vio enfrentado al magnate Carl Laemmle y se le incluyó en la lista negra de Hollywwood. A partir de entonces se dedicó al cine de bajo presupuesto, a veces como productor y otras como diseñador de producción. Pasó el resto de su prolífica carrera haciendo películas de casi todos los géneros, incluidos filmes sobre problemas raciales, como Moon over Harlem (1939), y largometrajes yidis, como The Light Ahead (1939). Sus películas negras de la década de los cuarenta, que incluyen Bluebeard (1944), Strange Illusion (1945), Extraña Mujer (1946) y Ruthless (1948), son famosas por su iluminación y escenografías expresionistas, al estilo alemán, al igual que su obra de ciencia ficción, El Ser del Planeta-X (1951) y The Amazing Transparent Man (1960). Su último film noir fue Murder is My Beat (1955). Regresó a Europa en la década de los sesenta, donde hizo un poco de todo, desde fantasías de bajo presupuesto como L’ Atlantide (1961) a películas nudistas. Murió en Woodland Hills, California, el 30 de septiembre de 1972.

 
 
 

 


Wonder Woman, la amazona que arrasa en el cine.

La Mujer Maravilla aparece en los comics en los inicios de la Edad de Oro (1935 – 1956), siguiendo la cronología de DC Comics. En 1938,...