Entradas

Mostrando entradas de enero, 2011

El cine de terror en los años 60

Imagen
(Este artículo lo escribí hace años para un número especial de una revista electrónica sobre los 60, que nunca se materializó... igual fue publicado en bblogzine.blogspot.com.)

La década de 1960 fue muy importante para un género cinematográfico amado por muchos, pero considerado inferior por la crítica especializada "culta": me refiero al cine de terror. En esos años los films de horror alcanzaron lo que podríamos llamar la madurez, ya que la trama y los finales se vuelven muy inquietantes, dejando de lado el happy end totalmente anticlimax de las cintas terroríficas de los años 50 (citemos un solo ejemplo, la soberbia versión original de " La Mosca" con Vincent Price, que luego de mostrarnos el dramático final del científico protagonista, culminaba con una secuencia de alegría familiar casi infantil...). Los 60 se abren nada menos que con una de las mejores cintas de Alfred Hitchcock: "Psicosis", una de las cimas del subgénero de los asesinos dementes ser…

Sobre Lovecraft

Imagen
El año pasado se cumplieron 120 años del nacimiento del soñador de Providence, H. P. Lovecraft (1890 - 1937). Aprovecho entonces de republicar aquí este texto, que apareció por primera vez en Bblogzine (ver los enlaces de este blog).



H.P.L.por Miguel Acevedo.


Por allá en 1982 , cuando tenía 15 años, un amigo me prestó una revista Bravo donde, en medio de imágenes de mujeres desnudas, me encontré con un artículo que se llamaba "Lovecraft, el profeta del Horror Sin Nombre" * . Era la primera vez que oía hablar de este escritor norteamericano, y al leer la reseña en cuestión quedé hechizado con el horror cósmico, los mitos de Cthulhu y el círculo de H. P. Lovecraft. Pensé que me encontraba en el umbral de algo realmente estremecedor. En esa época no había internet ni librerías especializadas en literatura fantástica o cómics, así que se dilató bastante mi lectura de los cuentos del profeta de Providence. En la avenida San Diego o en la Librería Chilena me compré novelas de Step…

CAMPOS DE BATALLA

Imagen
URBANO

Qué ciudad, exclamaron él, ella, ellos. Que ciudad más paupérrima, dijeron, caminando por calles largas como las tres de la tarde, llenas de tarros de basura y perros flacos ladrándole a la realidad de las sombras. Que ciudad más alegre, cantaron, entrando a locales con juegos de video o yendo a fiestas en jardines techados o sin más techo que el parrón bajo la luna sosteniendo al resto de la noche. Que ciudad más bella, musitaron, convertidos en una pareja. El, de pantalones oscuros y corbata burdeo; ella, con un escotado vestido negro, mirándose sobre las copas y sentados en un mullido sillón, envueltos en la música del equipo cuadrofónico en el último piso de un lujoso edificio, mientras por la acera pasaba un muchacho iluminado por los postes de luz, reprimiendo las lágrimas, pensando que su mejor amiga sólo era eso, y su novia la silueta de un fantasma visto en el espejo.



LOS PLANOS QUE CRUZA UN POEMA
Al fondo del reloj
en su esfera
se ve el brillo de las estrellas
y de las aven…

A pedido

Amo tu sonrisa cada mañana
eres un gran enigma para los demás
pero para mí, eres tan claro y diáfano
que iluminas nuestro camino.

Hace tantos años que te vi por primera vez
me quedé suspendida por un instante
tuve la certeza que estaríamos juntos
cuántos años pasaron para desafiar la historia? Ni se lo imaginan….

Lo logramos a pesar de todo, lo logramos
no me canso de repetir tu nombre, amar tus locuras,
sostener tu cuerpo cuando el camino se pone difícil
Estoy contigo así simplemente, sin drama ni tragedias,
pondré ahora mi cabeza en tu hombro para descansar un minuto y repetir
amo tu sonrisa y nuestros sueños.

@gata

HABLA TAMBIÉN TÚ

Habla también tú
sé el último en hablar,
di tu decir.

Habla-Pero no separes el No del Sí.
Y da a tu decir sentido:
dale sombra.

Dale sombra bastante,
dale tanta
cuanta en torno de ti tú sabes extendida entre
medianoche y mediodía y medianoche.

Mira en torno:
cómo alrededor se hace viviente
¡En la muerte! ¡viviente!
Dice la verdad quien dice la sombra.

Pero se estrecha ahora el lugar donde estas:
¿adónde ahora, despojado de sombra, adónde?
Asciende. Tanteante, asciende.
Te haces más sutil, más irreconocible, más fino.

Más fino: un hilo
por el que quiere descender la estrella
para abajo nadar, al fondo,
donde se ve brillar: sobre móviles dunas
de palabras errantes.

PAUL CELAN
(De "Umbral en umbral" 1955
Versión de José Ángel Valente.)

Le dicen poesía...

Le dicen poesía y lo escriben en las calles, lo recitan en los bosques, lo dicen junto al mar en la noche. Le dicen poesía cuando un acto ya no es medido en términos de racionalidad o efectividad, pero igual tienes que hacerlo, no como un "saludo a la bandera", sino como una necesidad que te sale de adentro...
Además que la única bandera que vale la pena es la poesía que va más allá de las hojas impresas o manuscritas...
Unos le dicen poesía, otros le dicen locura, y otros la clasifican y le llaman prosa, comedia, tragedia, lírica, épica, y lo recitan de memoria y pomposamente en disertaciones que se supone son clases, o cátedras... pero la poesía no se puede reducir a ninguna clasificación ni taxonomía, no se puede encerrar en ninguna cátedra, a menos que sea escrita subrepticiamente en los pupitres, en los baños, en las paredes, escrita, rayada, o un graffiti como le dirían ahora, en estos años llenos de anglicismos y neologismos, que tan caros son a los siúticos de siempre…